• radio tepeyac provida
  • Opciones de adopción
  • Ayuda
  • Videos y Testimonios
  • Noticias USA
  • radio tepeyac provida
  • radio semillas de fe
  • Puedes dar en adopción tu bebe....... mas información aqui.
  • En esta sección encontraras diferentes asociaciones, contactos y lugares de distintos tipos de ayuda
  • Videos, testimonios y mucho mas
  • Noticias sobre el aborto en USA
  • El Rosario Pro-vida es transmitido todos los Domingos a las 12pm en Radio Tepeyac
  • La voz Catolica de la Bahia!

"El derecho sobre mi propio cuerpo"


El cuerpo, hay que afirmarlo, no es algo que yo poseo como mis herramientas de trabajo u otras propiedades. Es una parte integral de mi propio yo. Es algo que yo soy y no algo que yo tengo. Por lo tanto, las reglas morales que rigen el uso de la propiedad no pueden ser aplicadas en el mismo sentido en el uso de mi cuerpo. En realidad yo no estoy usando mi cuerpo; yo estoy actuando en mi cuerpo.

Cuando hablamos sobre la cuestión de los derechos de la persona sobre su propio cuerpo, debemos reconocer que estos derechos no son ilimitados o incondicionales por la sencilla razón de que el derecho a actuar está limitado por la ley moral y civil. Como decía una escritora: "Yo no tengo el derecho a vender mi cuerpo y a prostituirme". Nadie tiene el derecho a exhibir ese cuerpo en forma pornográfica para la desmoralización de otros.

Uno no tiene el derecho de destruir su cuerpo con drogas u otras substancias nocivas. Por lo tanto tenemos leyes contra la distribución y venta de drogas y materiales pornográficos, así como contra la prostitución. Las autoridades civiles, además limitan el acceso a ciertas áreas o lugares donde puede haber riesgo para nuestra salud o nuestra vida. Independientemente de consideraciones religiosas, de una manera justificable la sociedad pone límites sobre lo que podemos hacer con nuestros cuerpos.

Por esto es más correcto hablar de los derechos que pertenecen a una persona que de los derechos de esa persona sobre su cuerpo. Debería ser obvio que los derechos sobre el propio cuerpo de una persona no se extienden al cuerpo de otra persona. En el caso del embarazo, la Iglesia ha enseñado siempre que los derechos de la madre sobre su propio cuerpo no se extienden a los del niño no nacido. Volveremos sobre este tema más adelante cuando hablemos de las dificultades del embarazo.

La Iglesia rehúsa ver un conflicto donde no existe. Con frecuencia los defensores del aborto sólo ven una situación de conflicto entre la madre y el niño no nacido, como si el bien de uno fuera necesariamente opuesto al bien del otro. Por otra parte la Iglesia Católica piensa que todo lo que sirva a los mejores intereses del niño generalmente sirve a los mejores intereses de la madre y vice- versa, sean estos intereses espirituales, físicos o psicológicos.

Esta convicción proviene de nuestra fe en el Omnisciente Creador, quien ha creado a ambos, madre e hijo. Los profesionales sin prejuicios, tanto en la medicina como en la psicología profesional, comparten esa convicción. Cuando atienden a las mujeres embarazadas, ellos procuran preservar la vida y la salud tanto de la madre como la del niño y rehúsan sacrificar al uno por el otro.

Artículos Relacionados

"Si es legal, está bien" El aborto y la ley El derecho a la privacidad La cuestión de los derechos
Visitas: 2258